Vladímir Vysotski

the_wolves_of_chabriere_by_oberon7up-d2s618t

The Wolves Of Chabriere by Oberon7up

     Me acordé de sus poemas con todo el temita -francamente desolador y fascistoide- de las respectivas condenas a Cassandra y Strawberry por algunos chistes de mal gusto. La vilipendiada libertad de expresión.

     Vysotski tampoco fue muy aplaudido en su U.R.S.S. natal, pero no es de extrañar. Era también demasiado chistoso y la ironía de muchos de sus poemas y canciones hacían gracia a casi todo el mundo menos a quien partía el bacalao.

     El artista polifacético nacido en Moscú fue una especie de mosca cojonera, popular e influyente en el pueblo y en la cultura rusa e ignorado metódicamente por el régimen. Algo de lo más habitual en este tipo de insectos si se puede no dar demasiado pábulo a su zumbido. Y si a uno le da por ser cantautor y poeta  en un país donde la industria discográfica está monopolizada por el estado con no publicar su obra ya está todo el pescado vendido. Sólo le dejaron ser actor, porque las frases ya venían escritas en el guión.

     Compuso incluso un poema al Código Penal, pero para reflexionar acerca de esta realidad pastosa y de falaz democracia de la que algunos hacen gala, me quedo con otros dos, sobre lo que significa tratar de ser libre en mitad de los mecanismos de control y de una persecución sistemática.

Batida de lobos

Me arrojo tensando los nervios,
pero hoy es lo mismo que ayer:
me están azuzando, contentos,
por el cerco me hacen correr.

Entre abetos, fragor de escopeta,
cazador en la sombra escondido,
sobre la nieve los lobos se agitan,
convertidos en un blanco vivo.

¡Empieza la persecución y la batida,
caza de lobos grises, viejos y cachorros!
Vocean los monteros, los perros ladran y vomitan;
banderolas rojas, nieve blanca, sangre a chorros.

No juegan limpio los cazadores,
firme la mano, sin palpitación:
nuestra libertad entre banderolas,
disparan seguros, con precisión.

Nuestras costumbres parecen eternas:
todavía lobatos ciegos,
mamando la leche materna,
aprendimos a no pasar de los cercos.

¡Empieza la persecución y la batida,
caza de lobos grises, viejos y cachorros!
Vocean los monteros, los perros ladran y vomitan;
banderolas rojas, nieve blanca, sangre a chorros.

¡Rápidas piernas, fauces de acero!
¡Contéstame ahora, fiera!
¿Por qué nos ponemos al tiro
y no intentamos cruzar la barrera?

Un lobo no actúa de otra manera;
me convierto en una diana perfecta:
el que ha de marcar mi destino
ya está levantando la escopeta.

¡Empieza la persecución y la batida,
caza de lobos grises, viejos y cachorros!
Vocean los monteros, los perros ladran y vomitan;
banderolas rojas, nieve blanca, sangre a chorros.

La cobardía acaba vencida,
¡mis ganas de vivir son más fuertes! :
Es el final de la embestida,
estupefacta grita la gente.

Me arrojo tensando los nervios,
hoy ya no es lo mismo que ayer:
me están azuzando, pero,
¡esta vez no me dejo prender!

¡Empieza la persecución y la batida,
caza de lobos grises, viejos y cachorros!
Vocean los monteros, los perros ladran y vomitan;
banderolas rojas, nieve blanca, sangre a chorros.


Cuerdas de plata

Tengo una guitarra: ¡que tiemblen las paredes!
Ya no veré la libertad, ¡qué suerte tan ingrata!
Cortadme la garganta y las venas, si queréis,
¡pero no rompáis mis cuerdas de plata!

¡La tierra que me trague, quiero esfumarme!
¿Quién me devuelve ahora mi juventud robada?
Se han metido en mi alma, quieren desgarrarme,
pero no quiero que desgarren las cuerdas plateadas.

Se llevaron la guitarra, mi libre albedrío.
«¡Bastardos, miserables!», salió de mi garganta,
«Hundidme en el lodo, arrojadme al vacío,
pero no rompáis mis cuerdas de plata!».

¡Qué ocurre, hermanos! ¡¿Ya no veré, acaso,
más días bajo el sol, ni lunas eclipsadas?!
Me han arrancado el alma, me han enchironado,
y, para colmo, han roto mis cuerdas plateadas...
Anuncios

Acerca de Rafa Poverello

Más allá de la falsedad del nombre, pues no soy pobre ni aunque quisiera en virtud del bagaje socio-cultural del que me es imposible escabullirme, mi espíritu anda de su lado, no porque sean buenos, sino porque se les trata injustamente.
Esta entrada fue publicada en Lo dijeron en verso y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Vladímir Vysotski

  1. Soy un total ignorantes en estas lides. Te agradezco que lo compartas. Reconozco que desde que Manuel hizo el canal leo poesía, poca pero mucho más que antes. Leo algo a los pequeños y sigo a blogueros rapsodas.

    Reconozco que mi capacidad o sensibilidad no llega a esos niveles en momentos pero lo intento. Soy más de otras cosas, la verdad.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Yo también soy un total ignorante en estas lides. Manuel es quien controla de verdad.

      A mí sí que me gusta mucho la poesía, y hasta hace poco leía a diario algunos poemas. En mi otro blog, Batibur-rello, compartiré de vez en cuando algunas de las poesías que he escrito y que tienen poco que ver con temas sociales, que fue el motivo por el que creé Zaguer@s.

      Otra abrazo para ti, hermanete.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s