Deberes: la injusta obligación

homework_by_volkanyenen-d8sykq9

homework by volkanyenen

     Deberes. La palabreja de marras no se libra de la quema ni en las primeras definiciones que muestra cada una de las dos acepciones del Diccionario de la Lengua Española:

pantallazo

pantallazo-1

    Obligación. No hay más. Y el asunto se pone aún más serio si recurrimos a los significados que devuelve el verbo obligar, que aún es más clarificador.

Pantallazo-2.png

     Claro, que es que a los nenes y nenas hay que obligarlos, porque aunque ellos no sean capaces de razonarlo resulta que es un bien para su futuro, tan halagüeño y esperanzador. Porque de esos deberes son a los que me quiero referir.

     Podríamos decir que dicho argumento es sumamente subjetivo y puede ser sometido a debate y análisis sin demasiados esfuerzos lingüísticos ni metafísicos, pero el caso es que, aparte de que mandar deberes a casa sea o no condenar a una criatura a galeras, hay un aspecto bastante más esencial y con el que me encuentro con demasiada asiduidad como para pasarlo por alto.

    Dos situaciones reales que dudo puedan ser casus belli para quien se atreva a leer estas líneas.

    Javier tiene nueve años, sus padres son funcionarios de carrera: abogados, ocupando sendos cargos de importancia en la administración. Están separados, pero en cada una de las casas Javier cuenta con una habitación en la que estudiar, apoyo de medios informáticos y varias personas que pueden servirle de apoyo a las tareas que le mandan en clase cuando tiene dudas: abuelos, padre y madre, hermanas… Más algún profesor particular si fuera necesario aparte de clases extra de inglés.

    Jenni tiene también nueve años. Su madre, sin estudios y que no cuenta con ningún ingreso fijo al mes, se hizo cargo de ella y de sus hermanos desde muy pequeños cuando su padre alcohólico los abandonó. Viven en un barrio en exclusión en una vivienda social mal equipada, sin apenas mobiliario y carente de independencia e intimidad en las habitaciones. Estudia en el colegio de la zona, donde apenas existen medios educativos aparte de la buena voluntad de los maestros y maestras, y el único apoyo escolar que recibe es media hora dos días por semana después de clase.

     Dos situaciones extremas, se puede decir, pero no por ello menos ciertas y que pueden darse (y se dan) de manera similar en el mismo colegio, en la misma clase, en pupitres contiguos.

     En fin. Tal y como está montado el sistema educativo, muy en la línea de una sociedad clasista, capitalista y competencial, los deberes no es que sean una carga, es que son injustos, insolidarios y claramente discriminatorios.

    ¿Alguien se imagina a una familia en necesidad que se acerque a los servicios comunitarios de zona para solicitar una ayuda económica y que las trabajadoras sociales le digan que no tienen tiempo ni dinero y que mejor le pidan mientras la ayuda a su madre o a un vecino?

    Una barbaridad. Eso mismo.

Anuncios

Acerca de Rafa Poverello

Más allá de la falsedad del nombre, pues no soy pobre ni aunque quisiera en virtud del bagaje socio-cultural del que me es imposible escabullirme, mi espíritu anda de su lado, no porque sean buenos, sino porque se les trata injustamente.
Esta entrada fue publicada en Mis reclamos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Deberes: la injusta obligación

  1. Te puedo dar nombres y apellidos de ambos casos. Te puedo decir que no comprendo como es que, si se supone que la educación para niños es gratuita y los libros de primero y tercero gratuitas, manden comprar libros de lectura (teniendo biblioteca), compra de materiales fungibles, servilletas, papel higiénico, de cocina, toallas y un dinero a modo de cooperativas.

    En infantil por el estilo y si trabajas no te quejes que ya tienes suerte con eso independientemente lo que cobres. Mientras ves como gente a tu lado que siempre está llorando por lo mal que le va tiene negocio propio, viene con un cochazo distinto y teléfonos último modelo además de estar subvencionados desde aula matinal a actividades extraescolares y comedor. Luego ves gente que está peor y que no tiene esas ayudas. O dicen que hayqe los que de divorcian sólo en papeles para las subvenciones… Pero tu y yo sabemos que es sólo chismorreo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s