“Retratos de familia” (2013)

Retratos_de_familia-499865026-large

Cartel promocional original

    “Retratos de familia”, el primer largometraje del singapurense Anthony Chen, es uno de esos filmes que solemos llamar -de manera un tanto obtusa y casi despectiva- pequeño y falto de pretensiones. Decimos también que en eso radica su grandeza. En realidad, la grandeza infinita de Ilo Ilo reside en que es tan inmenso y sencillo porque sus protagonistas son inmensos y sencillos, así como cualquiera de las familias que nos rodean y a las que amamos, sufrimos o compadecemos, con su infinita gama de defectos y virtudes, y porque la historia que narra sucede cada día a nuestro lado, nos demos o no cuenta.

    No es una necedad hablar de lo común, el cine de japón lo ha hecho de siempre como nadie, y de sus orígenes bebe Chen, mostrándonos a un padre en paro, una madre con un trabajo precario encargado precisamente de los despidos en su empresa, un niño difícil por el mero hecho de que nunca están con él y necesita atención… y una empleada de hogar, inmigrante, que cobra cuatro dólares singapurenses mal contados, con un sólo día de descanso al mes y que ni puede llamar por teléfono desde la casa de sus señores.

    Tal vez por eso hecho de hablar de lo común, de lo que todo el mundo sabe y sucede en todo el mundo oriental y occidental y hacerlo con un estilo suelto, directo y que mucho debe a los maestros del cine íntimo la película se hace tan tierna como lacerante, tan dolorosamente auténtica. Resulta imposible tras el último fotograma mantener esos juicios de valor a los que somos tan proclives y que surgen a espuertas a lo largo de su visionado. Casi todos son un desastre en su desesperanza. Casi todos buscan su provecho personal y evitar males mayores. Ya, ¿y quién no en su circunstancia?

     “Retratos de familia” está basada en la experiencia personal del director cuando era pequeño, y por mi parte me siento incapaz de no envidiar a Terry, la criada, en ese cariño infantil, ciego que el niño le profesa. “Te huele el pelo”. Y en una melancólica escena final que huye maravillosamente del melodrama, igual que el resto de la cinta -ausente metódicamente de banda sonora- uno descubre sin que hagan falta palabras que en esos detalles nimios, pero infinitos, se esconde la necesidad de amar y ser amado.

Puedes descargar la película completa pinchando aquí.

Anuncios

Acerca de Rafa Poverello

Más allá de la falsedad del nombre, pues no soy pobre ni aunque quisiera en virtud del bagaje socio-cultural del que me es imposible escabullirme, mi espíritu anda de su lado, no porque sean buenos, sino porque se les trata injustamente.
Esta entrada fue publicada en Ellos/as también lo dijeron. Cine y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Retratos de familia” (2013)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s