“Memorias de un cazador” (1847)

IvanTurgenev

Ivan Turguénev

    Para quienes solemos estar dispuestos a meterle mano a un libro de relatos sabemos muy bien que no es nada fácil acertar de pleno con el asunto. A la improbable capacidad de un autor para mantener una línea estable de calidad a lo largo de todos ellos, hay que añadir irremediablemente los criterios -a veces del todo ininteligibles- que el compilador elige para incluir en una determinada colección unos relatos en lugar de otros. Así, podríamos decir que la única forma de ser medianamente justo consistiría en meterse entre pecho y espalda toda la obra de un autor y realizar, al menos en mente, una colección particular, aquella que más nos emocione. Obviamente, tan ardua empresa no gozará del beneplácito y la voluntad de todo el mundo, sobre todo si hablamos de autores como Pirandello, Chéjov, K. Dick o algunas damas norteamericanas del sur de mediados del siglo pasado cuya obra de cuentos permitiría, colocados uno sobre otro, alcanzar la luna.

     Turguénev nos ahorra en “Memorias (o Relatos) de un cazador” varios de los supuestos anteriores. El primero que la colección es suya, completita, sin que nadie haya dicho este sí y este otro no, y aunque las primeras ediciones no contuvieran todos los relatos dicha salvedad ya está superada desde la segunda mitad del siglo XIX cuando se publicó el último cuento que escribió el autor para estas memorias cinegéticas, exactamente en 1874, y el orden en el que se hayan incluidos también son fruto de la decisión del autor. La segunda, y no menos importante, es que, a pesar de que la obra está escrita durante unos 30 años, Turguénev, desde luego, es de los mejores narradores que pueden leerse, y no pierde ni un ápice de pulcritud de estilo desde su primer cuento de la colección en 1847. Según convenga a su discurso, el autor ruso usa construcciones largas o frases la mar de escuetas, estilo directo o indirecto libre… sin amoldarse a nada que no vea necesario. Aunque siempre y en todo lugar, aparte del uso de la primera persona, la narración está marcada por un fuerte componente descriptivo, tanto de personajes como de ambiente y de paisaje, creando un clima donde el lector puede sumergirse dentro de la historia y formar parte de ella si no es esclavo de la inmediatez.

      A esas descripciones detalladas. hay que incluir como determinante en el estilo narrativo de esta colección de cuentos, aquellas que hacen referencia nada cordial a la vida y a la estructura familiar y social a las que se hayan sometidos los mujik, en una terrible situación de esclavitud que casi todos acogen desde la normalidad y cuyos sufrimientos, enmarcados dentro de necesidades básicas del ser humano, contrastan poderosamente con las preocupaciones bastante más mundanas y sentimentales que llenan el alma de sus amos y que, convenientemente, Turguénev describe a partir de la segunda mitad del libro.

S._V._Ivanov._Yuri's_Day._(1908)

S. V. Ivanov, Yuri’s day (1908)

          Ni que decir tiene que la obra no fue del agrado del zar Nicolás I, que comenzó a mirar al escritor con lupa de aumento y tuvo problemas en las publicaciones de los primeros relatos. Finalmente, como sucediera con otros de sus contemporáneos, acabó emigrando a Europa, a Alemania y a Francia, a los que acogería casi como países de adopción hasta el fin de sus días regresando muy poco a Rusia. A pesar de la crítica postura de Turguénev respecto a la servidumbre, su carácter introvertido y su negatividad -tal vez fruto de su propia experiencia personal con una madre despótica- siempre impidieron su implicación directa y su apoyo a cualquier tipo de revolución socio-política e incluso durante su estancia en París, al contrario que otros compatriotas suyos, se mantuvo al margen en todos los sucesos que condujeron a la Revolución de 1848 así como en sus consecuencias. De su tendencia occidentalizante, junto a su estilo directo, práctico y realista posiblemente provengan parte de sus desencuentros con Tólstoi y Dostoievski y su admiración confesa hacia Nicolás Gógol.

      Decía Turguénev que “las circunstancias nos definen; nos fuerzan a un camino u otro, y luego nos castigan por ello”. No voy a ser yo quien castigue a Iván, porque uno de los caminos a los que se acogió fue el de la literatura con mayúsculas, y a las circunstancias hay que agradecérselo.

    Puedes descargarte los relatos completos pinchando aquí.

Anuncios

Acerca de Rafa Poverello

Más allá de la falsedad del nombre, pues no soy pobre ni aunque quisiera en virtud del bagaje socio-cultural del que me es imposible escabullirme, mi espíritu anda de su lado, no porque sean buenos, sino porque se les trata injustamente.
Esta entrada fue publicada en Ellos/as también lo dijeron. Literatura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Memorias de un cazador” (1847)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s