Los buenos y los malos

“Historia es, desde luego exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es lo que sucedió” (Enrique Jardiel Poncela)

 

Los buenos y los malos

Anuncios

Acerca de Rafa Poverello

Más allá de la falsedad del nombre, pues no soy pobre ni aunque quisiera en virtud del bagaje socio-cultural del que me es imposible escabullirme, mi espíritu anda de su lado, no porque sean buenos, sino porque se les trata injustamente.
Imagen | Esta entrada fue publicada en Kalvis y Leo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los buenos y los malos

  1. Anónimo dijo:

    Muy buena viñeta. Me ha recordado a este poema de Carlos Salem, que me encannnnnta…

    ……………………………………..

    Los malos:
    =========
    Cuando era niño y quería ser un héroe
    todo era muy fácil.

    En la tele
    los comanches eran los malos
    los alemanes eran los malos
    y después
    los rusos eran los malos.

    Una muchacha rubia y sudafricana
    me contó bajo la luna añil de un verano patagónico
    que los blancos eran los malos
    y su piel desnuda brillaba bajo el agua del lago
    como un fuego blanco.

    Un viejo de donosti me explicó
    que los españoles eran los malos.
    La hermana de otra chica que
    supuestamente
    trabajaba en nueva york
    limpiando escaleras en las torres gemelas
    sabía que los árabes eran los malos
    y cuando cae una bomba en gaza
    los palestinos no dudan que los israelíes
    son los malos.

    Cuando me hice trotsquista
    los estalinistas eran los malos
    cuando robaba coches
    los policías eran los malos
    ahora que publico novelas
    los cabrones
    que venden millones de ejemplares
    son los malos.

    Sigo queriendo ser un héroe
    pero por favor
    que alguien me diga
    antes de que sea demasiado tarde
    dónde están
    quiénes son
    y si es que existen
    de verdad
    los buenos.

    —Carlos Salem—

    Me gusta

    • Rafa Poverello dijo:

      Otro que suscribe al que le encanta este poema, desconocido para mí hasta ahora.

      Lo de los apaches, sioux y demás es clarificador. Todos los nenes de pequeños queríamos ser los vaqueros, indios casi ninguno, porque, evidentemente, aunque fueran los que habían sido echados de sus tierras, masacrados y a quienes se les habían quitado sus reservas alimentarias, eran unos salvajes y casi siempre aparecían en los filmes como los malos de turno, o al menos no como los buenos.

      Me lo apunto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s